Norville Barnes, arquitecto

Hudsucker-Proxy-Feature-2

En esta secuela de “El gran salto” en la que por momentos parecemos vivir, Norville Barnes ha dejado atrás Hudsucker Industries y tras graduarse como arquitecto continúa recurriendo a discos, frisbees, hoola hoops y donuts para resolver cualquier tipo de proyecto -desde un “Centro de Tecnificación de Actividades Físico-Deportivas y de Ocio” en Cáceres, hasta la flamante nueva sede de Apple en Covertino, pasando por una extravagante “vivienda-del-millón-de-euros” en Matarraña–  ignorando que las virtudes del círculo (legibilidad, rotundidad y capacidad de asumir una escala territorial) rara vez compensan que su propia naturaleza de forma cerrada le impida crecer y cambiar con naturalidad.

 

 

 

2 comentarios en “Norville Barnes, arquitecto

  1. Me viene a la memoria aquello que Arquímedes le dijo al soldado que lo mató (lo cito en su traducción latina): noli turbare círculos meos!, “¡no me estropees mis círculos!”.
    Igual se le podría decir algo así al circular colega del que hablas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s