La vacuna

DSCF3405.JPG

Los hoteles se apiñaban en una única calle paralela al puerto y los fuimos recorriendo con creciente desánimo: o estaban llenos o tenían tarifas disparatadas aprovechando la fuerte demanda de ese fin de semana.

Tras caminar un par de cuadras hacia los neones que anunciaban las tarifas por horas – donde empezaba la zona que el mariachi nos había recomendado evitar so peligro “de que nos vacunasen”- regresamos a la pseudo-misión sesentera que tan temerariamente habíamos rechazado unas horas antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s