Unicornibot en Belvís

Unicornibot en Belvís

 

Una fiesta con vocación familiar – la “Romaría Pop” compostelana- culminó, contra todo pronóstico, con una performance musical que está entre las más rompedoras que he experimentado en bastante tiempo.

El bajista marca un crudo e hipnótico ritmo mientras sus tres compinches se envuelven la cabeza con papel albal rematado en forma de cuerno y saltan al escenario para unirse a él y desatar una tormenta eléctrica que ya no amainará.

Música totalmente instrumental que prescinde de cualquier estructura reconocible para explorar, sin pretensiones ni concesiones, la belleza y felicidad que puede haber en el caos y el ruido organizados. La música de una fiesta desinhibida y salvaje en la que el único baile posible es el pogo, y en la que los virtuosos maestros de ceremonias, ataviados con disfraces de vanguardia guerrillera, avanzan un paso más esa estética que Lester Bangs esbozó en su “A reasonable guide to horrible noise”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s